Ruth Donaliya Mwangase, Hastings (Reino Unido)

Ruth Donaliya Mwangase completó el Programa del Diploma (PD) en el Sussex Coast College de Hastings (Reino Unido). Después, estudió un grado en Economía en la Universidad Jacobs y un máster en Administración de Empresas en el Hamburg School of Business Administration.

Si soy sincera, cuando me admitieron en el PD, no tenía ni la menor idea de lo riguroso que era el currículo. Obviamente, conocía los aspectos básicos que entrañaba el programa y el resultado general, pero la verdad es que no me imaginaba cómo la experiencia me iba a cambiar como persona. En 2009, me concedieron una beca para estudiar el PD en Inglaterra por haber obtenido la mejor puntuación de un grupo de 35 alumnos seleccionados de todo mi país por los méritos académicos. Me habían dicho que iba a recibir la que quizás fuera la mejor educación para cualquier alumno de mi edad. Tenía un recuerdo vago de haber oído eso y no entendía por completo la importancia de esa oportunidad. De pequeña, siempre había tenido grandes sueños y aspiraciones, pero a la hora de la verdad, yo procedía de una familia con pocos recursos y cuatro hijos de Zambia, uno de los países más pobres del mundo. En ocasiones, los sueños y aspiraciones se quedan en eso, porque carecemos de la libertad y las capacidades necesarias para hacerlos realidad.

Una de mis experiencias favoritas cuando asistía a una clase del PD era ver la diversidad de perspectivas de los alumnos. Al principio, me fascinaba el simple hecho de compartir clase con personas de países de los que nunca había oído hablar. Pero al final, me di cuenta de que la interacción con esos alumnos estaba contribuyendo a mi desarrollo académico y social.

Las clases de Teoría del Conocimiento siempre fueron mis favoritas. Parecía que nunca estábamos de acuerdo en nada porque los alumnos de cada cultura teníamos una perspectiva diferente de casi todos los temas que discutíamos. Un día, intentamos reconocer todas las perspectivas y llegamos a la conclusión de que la verdad absoluta no existe, pero incluso esa clase terminó con un millón de puntos de vista diferentes. Lo mismo ocurría con las clases de Literatura en inglés: siempre era fascinante escuchar las diferentes interpretaciones que planteaban los compañeros. Era la primera vez que compartía clase con alumnos que no eran del mismo barrio que yo, y mucho menos del mismo país. Esta experiencia única me abrió los ojos a un mundo que no conocía. Empecé a interesarme por las cuestiones globales, y la exposición a esos conocimientos me brindó la motivación extra para tener éxito e influir positivamente en el mundo.

"Al principio, me fascinaba el simple hecho de compartir clase con personas de países de los que nunca había oído hablar. Pero al final, me di cuenta de que la interacción con esos alumnos estaba contribuyendo a mi desarrollo académico y social."

El PD es, con diferencia, el currículo educativo más riguroso que he estudiado hasta la fecha. Tener que completar actividades de Creatividad, Actividad y Servicio además de seis asignaturas ha sido la mejor llamada de atención para gestionar bien el tiempo que he recibido jamás. El día nunca parecía tener suficientes horas para hacerlo todo, pero, de alguna manera, siempre terminaba las tareas y eso me preparó para asumir desafíos aún mayores. La variedad de los grupos de asignaturas del PD también me dotó de una buena preparación para obtener excelentes resultados en cualquier especialidad que decidiera estudiar en la universidad.

Después de completar el PD, recuerdo que me costó elegir especialidad en la universidad, porque el IB me reveló que tenía excelentes capacidades no solo en el campo de las ciencias sociales, sino también en las ciencias naturales. Al final, estudié Economía Global con una segunda especialidad en Psicología y un par de módulos de Biotecnología Marina y TI. Valoro todavía más mi educación transdisciplinaria porque sé que, de no haber sido por la exposición a diferentes disciplinas durante mi etapa en el IB, jamás habría disfrutado de una oportunidad como esa. Muchos de los problemas que afronta el mundo actual requieren soluciones transdisciplinarias. El hecho de estudiar un currículo integral me ha capacitado para resolver mejor los problemas. De hecho, casi siempre sonrío cuando encuentro una solución para un problema de la vida real recurriendo a otras áreas de conocimiento.

 

Más información sobre el Programa del Diploma