Oliver Page, Roma (Italia)

Oliver Page estudió el Programa del Diploma (PD) en el St. Stephen’s School de Roma (Italia). Puso en marcha su primera pequeña empresa mientras estudiaba, y fue entonces cuando descubrió su vocación de emprendedor.

Oliver Page

¿Cuál fue su motivación inicial para cursar el PD?

Crecí en Roma, donde tienen su sede tres agencias de Naciones Unidas. Mis mejores amigos del colegio eran de Indonesia, Grecia, Mozambique, Argentina y Francia. Estudiar el PD parecía una elección natural para mí, ya que me permitía solicitar una plaza en universidades de todo el mundo.

¿Cómo adaptó sus estudios del PD a sus intereses?

Cualquiera que me conozca adivinaría que estudié humanidades y que mi asignatura favorita era Historia. Me parecía imposible vivir en la Ciudad Eterna y no dejarme atrapar por toda su riqueza, con sus iglesias antiguas, sus monumentos y sus puentes arqueados. Paseaba por sus calles empedradas a diario de camino al colegio, y pasaba por el Coliseo, el monte Palatino y el Circo Máximo. Esos recordatorios diarios de la vida imperial me marcaron y alimentaron mi amor por la historia. Sigo valorando la profundidad de conocimientos que adquirí en el curso de Historia del IB. 

¿Cree que el PD le preparó para la universidad? 

Me sentí muy bien preparado para acceder a la universidad gracias a la sólida base académica que adquirí en el PD. He de admitir que la gestión del horario escolar, el estudio independiente y la experiencia de Creatividad, Actividad y Servicio (CAS) supusieron un desafío. Pero, a pesar de lo difícil que era, lograba sacar tiempo para dirigir mi joven empresa durante la semana, hacer deporte y disfrutar de mi familia y de un poco de tiempo libre.

 “Para mí, lo fundamental del PD fue el desarrollo de mis habilidades de comunicación”.

En las clases de Teoría del Conocimiento (TdC) y Economía del St. Stephen’s School, desarrollé métodos para filtrar la información y aprendí a analizar situaciones, a descomponerlas para descubrir los mensajes fundamentales y a conectar ideas con soluciones prácticas. Pero, para mí, lo fundamental del PD fue el desarrollo de mis habilidades de comunicación. Creo que todos tenemos aptitudes para ser grandes oradores públicos, pero no todo el mundo adopta este arte tan preciado. El desarrollo de estas habilidades tan valiosas fue la base de mi experiencia en el PD.

¿Quién fue su mayor fuente de inspiración como alumno del IB?

Sin lugar a dudas, mis padres. Ambos son empresarios y me brindaron un apoyo inquebrantable que me ayudó a superar mis límites, dejar volar mi imaginación y sentirme cómodo pensando de manera innovadora. Mi profesor de Economía, que además era mi asesor de CAS, también me marcó mucho. Era un alma libre que afrontaba la vida con valentía, pero no en el sentido de temeridad, sino con un espíritu aventurero, curioso y ávido de conocimiento. No tenía miedo de cuestionar las normas establecidas, y nos animaba a buscar nuevas experiencias.

¿Qué tema eligió investigar en la Monografía? 

El título era La economía del App Store. Estaba muy interesado en los productos de Apple y Steve Jobs, así que emprendí el proyecto con gran entusiasmo. El App Store acababa de lanzarse y todavía había muy pocas aplicaciones disponibles. Durante la primavera y el verano de 2010, el App Store era tan nuevo que las investigaciones sobre esta revolucionaria plataforma eran muy escasas o inexistentes, de modo que realicé mis propias encuestas a los primeros usuarios que se adentraron en el mundo de las aplicaciones.

¿En qué consiste su trabajo actual?

Actualmente, dirijo dos jóvenes empresas afincadas en Roma. La primera que fundé, NutKase, se dedica a la fabricación de fundas protectoras para dispositivos iPad y MacBook. En septiembre de 2015, cofundé la segunda, Scooterino, que es la primera aplicación para compartir viajes en scooter de Europa. Dedico mi tiempo a dirigir estos dos equipos, que trabajan en la misma oficina. Hace poco cerramos una nueva ronda de financiación que nos ayudará a ampliar Scooterino a nivel nacional.

¿Qué consejo les daría a los alumnos que están cursando actualmente el programa del IB y piensan seguir una carrera como la suya? 

Mi consejo para todos los alumnos interesados en la innovación y la creatividad es que cuestionen las normas, tengan curiosidad por todo e investiguen herramientas educativas alternativas para enriquecer su aprendizaje.

Cuando estaba estudiando el PD, era uno de los pocos alumnos que tenía un iPad. Acababan de lanzar el primer modelo y todavía no era una herramienta valorada en el ámbito educativo. Mi primera idea de negocio surgió de solucionar un problema real que tenía: proteger mi preciado iPad si se me resbalaba de las manos. Necesitaba una funda, pero todavía no estaban a la venta en Italia. Así que, con la ayuda de cartulina, alambre, cinta adhesiva, elástico y otros materiales, construí mi propia funda protectora para el iPad. Para desarrollar mi idea de negocio, dedicaba un rato todas las mañanas antes del colegio a buscar un fabricante que hablara inglés. Antes de mi 18.o cumpleaños, recibí el primer envío de fundas de un fabricante asiático.