Namrata Haribal, Bombay (India)

Namrata Haribal completó el Programa del Diploma (PD) del IB en el Oberoi International School (India). Actualmente, está cursando el innovador programa global Minerva Schools at KGI, que combina cuatro años de viaje por el mundo con estudios universitarios interdisciplinarios y rigurosos.

Namrata Haribal

¿Cuál fue su motivación inicial para cursar el PD?

Antes del PD, estudiaba el currículo del sistema educativo de la India. En dicho sistema, el equivalente a los dos años del PD es un programa de estudios preuniversitario que cursamos después del 10.o año y en el que los alumnos deben elegir entre tres ramas: artes, comercio y ciencias. Cuando un alumno elige una de esas ramas, no puede estudiar asignaturas de las otras dos, lo cual es frustrante porque el propio sistema desincentiva el aprendizaje holístico al suponer que una educación unidimensional nos prepara para la vida. Por tanto, desde el principio, el PD era la solución a esa gran frustración, ya que ofrecía todos los aspectos que valoraba del sistema educativo de la India a la vez que salvaba su principal defecto. De hecho, lo que me gustaba todavía más del PD es que reconoce que los intereses de los alumnos en los cursos varían y les permite cursar lo que les interesa con un nivel de dificultad con el que se sienten cómodos. Esa libertad de elección me demostró desde el principio que realmente se preocupa por los alumnos.

Como alumna del IB, ¿cómo adaptó sus estudios del PD a sus intereses? ¿Qué cursos le resultaron más valiosos?

Las tareas de evaluación interna y la Monografía me brindaron una gran libertad académica y creativa para explorar curiosidades intelectuales que trascienden el currículo. Por ejemplo, [exploramos] las matemáticas en un área de la vida real en nuestra exploración de Matemáticas. Calculé cuál era mi desviación matemática con respecto al rostro perfecto y descubrí que, aunque la mayoría de las personas presenta una desviación con respecto a los cánones clásicos, dicha desviación es mínima. Por primera vez, comprendí realmente el significado de la afirmación de que “todo el mundo es bello a su manera”. Por aquel entonces, tenía problemas de inseguridad con mi imagen corporal y encontré consuelo en una fuente inesperada. Eso fue posible gracias a la libertad que tenía. Aunque nunca fui la mejor en matemáticas, logré asimilar los conceptos (algunos de los cuales ni siquiera eran parte del currículo) y convertirlos en una iniciativa sumamente importante para mí. Cada uno de los cursos aportaba un valor similar, siempre y cuando nos comprometiésemos a aprovechar al máximo las oportunidades.

Háblenos de sus estudios actuales. ¿Hubo algún momento en el que supo que quería dedicarse a este campo?

Antes del PD, estuve un año de intercambio en Francia con Rotary International. Esa experiencia despertó mi curiosidad por las lenguas y otras culturas, y quise seguir cultivándola en mi educación superior. Por eso, a la hora de solicitar universidad, buscaba específicamente un programa de estudios que me permitiera vivir y aprender en muchos países. Aunque ya estaba en primero de Administración de Empresas y Relaciones Internacionales en la IE University en España, cuando descubrí el programa Minerva Schools at KGI supe en lo más profundo que ese era el lugar donde verdaderamente quería estar.

¿Quién fue su mayor fuente de inspiración como alumna del IB? ¿Tuvo algún mentor o profesor que le haya dejado una fuerte impresión positiva?

En mi primer año del PD, tuve un profesor de Inglés y Teoría del Conocimiento (TdC) que se apellidaba Best [mejor en español]. Como indica su apellido, era el mejor. Tenía mucho talento, le apasionaba la enseñanza y lograba que la clase cobrara vida; la experiencia era inigualable. Disponía los pupitres en círculo para que todos pudiéramos vernos y utilizáramos el poder de las expresiones faciales y el lenguaje corporal en las conversaciones y discursos, con lo que la experiencia de clase mejoraba enormemente. Pero eso no era todo. También nos daba la libertad de rediseñar el espacio durante las actividades, y así todos contribuíamos a la estructura de la clase. Se da rienda suelta a la creatividad con gestos tan sencillos como esos. Estoy convencida de que gracias a su orientación empecé a aprender por puro placer.

“Las tareas de evaluación interna y la Monografía me brindaron una gran libertad académica y creativa para explorar curiosidades intelectuales que trascienden el currículo”.

¿La Monografía, Teoría del Conocimiento (TdC) y Creatividad, Actividad y Servicio (CAS) contribuyeron a su preparación para la universidad? ¿Hoy en día utiliza alguna de las habilidades que desarrolló con estos componentes?

Aprender a pensar, razonar y estructurar los argumentos —que son algunas de las muchas habilidades que desarrollé con la Monografía, TdC y CAS— va más allá del ámbito académico. Por ejemplo, en TdC me enseñaron varias estructuras de debate que me ayudaron a pensar de manera más clara y a estructurar mejor mis argumentos. Del mismo modo, al redactar las reflexiones semanales de CAS, pude desarrollar un proceso para reflexionar sobre mis experiencias de un modo significativo. Por medio de la Monografía, aprendí a redactar trabajos de investigación de calidad. Aunque sean puramente académicas, todas estas habilidades (desde el análisis y la exploración hasta la discusión y el debate) son las que utilizo a diario. En definitiva, creo que el diseño del currículo del IB se centra en ayudar a los alumnos a desarrollar hábitos útiles para toda la vida.

¿Qué consejo les daría a los alumnos que están cursando actualmente el programa del IB y piensan seguir un programa universitario como el suyo?

El IB está diseñado para ayudarnos a cultivar intereses específicos, y lo mismo ocurre con Minerva. Para que los alumnos no se agobien entre tantas posibilidades, les aconsejo que identifiquen y definan prioridades, y que las utilicen como método para elegir sus experiencias. Por ejemplo, algunos prefieren crear clubes de alumnos, mientras que otros optan por ampliar sus contactos en la ciudad. La clave es preguntarse lo que uno realmente quiere de la institución y las ciudades, porque el tiempo es limitado y hay mucho que hacer. No deben tratar de abarcar más de lo que pueden. Y, sobre todo, que disfruten de la experiencia.

Descargar la versión en PDF de esta entrevista [44 MB] PDF (solo disponible en inglés)

 

Más información sobre el Programa del Diploma