Matthew Lambert - Birmingham (Reino Unido)

Matthew Lambert se graduó del Programa del Diploma (PD) del Bachillerato Internacional (IB) en la CTC Kingshurst Academy. De ahí pasó a estudiar Astrofísica en la Universidad de Cardiff y luego obtuvo un certificado en Educación en Física de la Universidad de Gales y un máster en Liderazgo Educativo de la Universidad de Leicester. Hoy, 18 años más tarde, Matthew es coordinador del Programa del Diploma y profesor de Física en el British International School en la ciudad de Ho Chi Minh (Vietnam).

¿Cuál fue su motivación inicial para cursar el Programa del Diploma (PD) del IB?

Tuve mucha suerte de estudiar en uno de los pocos colegios públicos que ofrecían programas del IB en aquella época, así que era natural para mí continuar mis estudios en mi colegio. Siempre me interesó aprender por gusto y disfruté haciéndolo en muchas disciplinas diferentes. Si bien me interesaban las ciencias, no eran lo único que quería estudiar, también quería seguir aprendiendo sobre historia, literatura y lenguas.

 

“Los alumnos del PD están verdaderamente motivados para aprender [...] al final, queda claro que la mayoría de ellos se dan cuenta del valor del conocimiento y las habilidades que aprendieron durante el programa”.

Al darme la posibilidad de matricularme en asignaturas del Nivel Superior y en otras del Nivel Medio, el IB me permitió estudiar todas las que me gustaban sin dejar nada de lado. En retrospectiva, el Programa del Diploma también me dio más flexibilidad a la hora de decidir a qué universidad asistir, puesto que no estaba limitado a una sola área disciplinaria como las Ciencias o las Humanidades. No hubiera tenido la misma flexibilidad con un programa de A Levels.

A su modo de ver, ¿qué hace tan especiales las habilidades que los alumnos aprenden durante el Programa del Diploma?

Los alumnos del PD están verdaderamente motivados para aprender. Si bien todos son muy distintos, y tienen trayectorias académicas y enfoques del aprendizaje diferentes, al final queda claro que la mayoría de ellos se dan cuenta del valor del conocimiento y las habilidades que aprendieron durante el programa. Muy pocos lo ven solo como un escalón o como un requisito para llegar a la universidad. El PD es mucho más que eso.

Las habilidades académicas, de escritura, organización y gestión del tiempo que aprenden en el programa los hacen excelentes universitarios y facilitan su paso por los estudios superiores.

¿Qué habilidades aprendidas en el PD piensa que son importantes en la universidad?

El PD es muy completo y considero que me preparó muy bien para las exigencias de la universidad. Los alumnos desarrollan buenas habilidades de organización para gestionar su carga de trabajo, lo cual es muy valioso en la educación superior.

Las habilidades de investigación que se desarrollan durante la Monografía son igualmente valiosas. Cuando estaba en el colegio, visitamos algunas universidades para hacer investigación para nuestros proyectos. Gracias a esto pude familiarizarme con textos de nivel universitario, lo que también fue muy provechoso. El enfoque de indagación que desarrollé en el colegio me fue muy útil cuando entré en la universidad.

¿Por qué su colegio en Vietnam decidió ofrecer el PD?

La visión de nuestro colegio es “ciudadanos globales que aprenden juntos”. Con esto en mente, el PD nos permite integrar algunos de los principios que valoramos al currículo, tales como la indagación, la reflexión y el aprendizaje centrado en la comunidad y el servicio.

Somos un colegio internacional y creo que unas de las razones que nos impulsaron a implementar el PD son su reconocimiento global y la excelente preparación para la universidad y la vida adulta, en especial las destrezas, la mentalidad y el conocimiento que inculca a los alumnos. Por otra parte, nuestros alumnos vienen de distintos países y el PD ofrece la oportunidad de estudiar en cualquier parte del mundo. Además, el PD cuenta con el reconocimiento de las universidades más importantes, lo que representa excelentes oportunidades para nuestros alumnos.

¿Qué aspectos del PD le parecieron más valiosos como alumno?

Teoría del Conocimiento fue muy útil, ya que enseña diferentes formas de abordar el conocimiento. Para un joven de 17 años, es una magnifica experiencia intelectual entender que los métodos de aprendizaje son distintos según el área disciplinaria. Aprendí a cuestionar las asignaturas que cursaba y considero que esto tuvo un efecto importante en mis estudios.

Como coordinador del programa, puedo entender a los alumnos [...] puedo hacerles comprender la importancia de los distintos aspectos del programa y cómo estos se articulan en un todo”.

¿Cuáles son los aspectos de la enseñanza del PD que más lo apasionan?

Me encanta la Física, por supuesto, y la manera en la que la enseñamos la hace aún más amena. En lugar de estar limitados a la típica estructura lineal de aprendizaje, A-B-C, puedo entretejer diferentes conceptos en mi enseñanza, lo que, en mi opinión, la hace más cercana a la física del mundo real y más satisfactoria. También es muy grato supervisar la Monografía, que hace posible enseñar habilidades de investigación, escritura y rigor en un solo paquete. Esto me ha dado la oportunidad de orientar a los alumnos y, al mismo tiempo, permitirles pensar por sí mismos.

¿Hubo algún profesor que lo haya inspirado como alumno del IB?

Barry Reece fue mi profesor de Teoría del Conocimiento, un verdadero “científico loco” y también un auténtico educador del IB. No solo era físico, sino que también le entusiasmaban las demás asignaturas.

Otro de mis profesores de Física, de apellido Williams, encarnaba la manera de enseñar y aprender del IB. No se limitaba a dar respuestas, sino que orientaba a toda la clase para que las descubriera a través de la indagación. Podía darnos pistas con solo usar expresiones faciales y palabras de aliento. Siempre me asombraban las conclusiones a las que llegábamos después de cada clase.

 

"El perfil de la comunidad de aprendizaje del IB aporta valiosas habilidades que ofrecen una buena preparación para la vida profesional: nos hace indagadores, buenos comunicadores y de mentalidad abierta.

 

¿Qué repercusión ha tenido el hecho de haberse graduado del PD en la manera en que enseña el programa?

Como coordinador del programa, puedo entender a los alumnos y empatizar con su experiencia. Entiendo el tipo de presión a la que se ven sometidos y puedo ofrecerles mi apoyo cuando lo necesitan. También les recuerdo que hay una luz al final del túnel y que todo su esfuerzo valdrá la pena. Como exalumno del PD, puedo hacerles comprender la importancia de los distintos aspectos del programa y cómo estos se articulan en un todo.

Empecé enseñando A Levels en el Reino Unido y ahora enseño los programas del IB en un colegio internacional en Vietnam. El perfil de la comunidad de aprendizaje del IB aporta valiosas habilidades que ofrecen una buena preparación para la vida profesional: nos hace indagadores, buenos comunicadores y de mentalidad abierta. Soy profesor de Física, pero el IB me mostró que también necesito conocer la historia de cada tema para entenderlo bien y enseñarlo de forma eficaz.

¿Cómo se convirtió en profesor del IB?

En realidad, nunca planeé ser profesor de Física. En muchos aspectos, es algo muy diferente de como me veía cuando era más joven. Soy bastante introvertido y entre mis planes no estaba ejercer una carrera en la yo fuera el centro de atención. Sin embargo, el IB nos enseña a ser audaces y buenos comunicadores, lo que me ha servido muchísimo hasta ahora.

Cuando estaba en la universidad, hice una práctica en un colegio en Whitchurch, Cardiff (Reino Unido), que impartía programas del IB. El trabajo de tutor me permitió darme cuenta de que me gustaba la enseñanza. Descubrí un aspecto de mi personalidad que no conocía. Tomé la decisión definitiva cuando entendí que esta carrera me daría la oportunidad de ganarme la vida jugando con cohetes de agua.

¿Qué consejo les daría a los alumnos que están cursando actualmente el programa del IB y piensan seguir una carrera como la suya?

Tienen que intentarlo. Hay quienes piensan que odian la enseñanza, pero después lo intentan y resulta que les encanta y se les da muy bien. Otros creen que enseñar es lo suyo, pero al final no es así.

Para enseñar, hay que sentir pasión por la asignatura y, por supuesto, conocerla muy bien. También es muy importante tener presente el efecto que el aprendizaje tiene en la vida de las personas. Es necesario deleitarse con las expresiones de entusiasmo de los alumnos cada vez que entienden un concepto y tener la motivación para hacer que esto ocurra todos los días.


Así que mi único consejo sería: disfrútenlo y adelante.