Jessica Kila Ngongo—London, United Kingdom

Jessica Kila Ngongo es de la República Democrática del Congo y obtuvo el diploma de Bachillerato Internacional en la École Internationale ARC-EN-CIEL en Lomé (Togo) en 2018. Actualmente se encuentra en el segundo año de Administración de Empresas en la Universidad de Westminster. en Londres (Reino Unido).

¿Por qué decidió estudiar el Programa del Diploma?

Alumni - Jessica Ngongo

Dado que estudiaba en el École Internationale ARC-EN-CIEL desde la primaria (es decir, desde 2007), me resultaba lógico terminar mis estudios de secundaria en el mismo colegio, así que decidí matricularme en el PD del Bachillerato Internacional. Además, anteriormente ya había cursado el Programa de los Años Intermedios (PAI), lo cual me ayudó a desarrollar una mentalidad abierta. De hecho, formé parte de la primera promoción que obtuvo el certificado del PAI, en mayo de 2016. Los exámenes se llevan a cabo en las mismas condiciones que las de los exámenes del PD, aunque se realizan en computadoras. Por lo tanto, he tenido la oportunidad de crecer con estos programas, que me han permitido desarrollar determinadas aptitudes útiles para la universidad, por ejemplo, la organización, el rigor, la concisión y los diferentes atributos del perfil de la comunidad de aprendizaje del IB.

El Proyecto Personal del PAI me ha permitido igualmente desarrollar mi autonomía, y mis habilidades de investigación, selección y organización de referencias académicas significativas, así como la capacidad de ir más allá de la teoría. Esta formación previa me animó para continuar con el PD y me permitió iniciarlo con más confianza en mí y con más valentía, a diferencia de otros alumnos que no habían cursado el PAI. Por último, me enorgullece haber cursado el programa porque me ha ayudado a desarrollar cualidades en el ámbito académico, social y emocional, así como a considerar todos los contextos (culturales, globales, etc.) en todas las asignaturas.

 

¿Qué consejos daría a los alumnos actuales del IB?

Sean siempre ustedes mismos durante todo el programa y sean positivos. Es fácil estresarse en este programa si no se cuenta con una buena orientación académica. Es por eso que ser positivo les permitirá aceptar mejor los altibajos y aprender mejor de sus errores para lograr sus objetivos. Además, disfruten del componente de Creatividad, Actividad y Servicio (CAS), pues está diseñado para permitir que todos los alumnos tengan un equilibrio adecuado entre sus estudios y su vida personal. No lo tomen como una obligación, sino más bien como una oportunidad para distraerse. Diviértanse, trabajen con amigos, recen si son creyentes, no olviden descansar y todo irá bien.

Sean organizados al prepararse para las evaluaciones internas y al realizar la Monografía, a fin de reducir la tensión cuando se vayan acercando las fechas límite, y trabajen en grupo si es necesario con alumnos que cursen las mismas asignaturas. Por último, al elegir los temas para la Monografía y las evaluaciones internas, escojan aquellos que les interesen, pues de este modo les resultará más fácil obtener los resultados deseados.

 

¿En qué modo ha influido la experiencia en el IB en su persona, su carrera o sus creencias?

El IB me ha permitido superarme al máximo. Aunque siempre he sido bastante tranquila y reservada, he podido desarrollar mis habilidades de comunicación y de trabajo en equipo durante la realización del proyecto del Grupo 4. Por otra parte, la Monografía me ha ayudado a ser autónoma y creativa, así como a ayudar a resolver problemas reales a los que se enfrentan las empresas, aptitudes todas ellas muy valoradas en el ámbito laboral de hoy en día. Además, al final de la Monografía, tuvimos la oportunidad de presentar nuestras investigaciones ante un jurado, padres de alumnos y todos los alumnos del PD, lo que me permitió aprender a resumir el largo proceso de investigación de manera concisa y comprensible para todos. Esta experiencia también me ayudó a aprender a gestionar mi estrés y adoptar una aptitud profesional. Al escribir mi monografía sobre gestión empresarial, me di cuenta de que me gustaba mucho ese ámbito, razón por la cual decidí continuar estudiándolo en la universidad.

Asimismo, en los Colegios del Mundo del IB hay a menudo alumnos de diversos orígenes y culturas, lo cual ayuda a tener una mentalidad abierta, tolerancia, ética y respeto por los demás. Durante el PD, nuestra clase efectuó un programa de intercambio escolar con otro Colegio del Mundo del IB en Tema (Ghana), el SOS-Hermann Gmeiner International College. Ello me permitió, para empezar, mejorar mi inglés y conocer a alumnos de un entorno diferente al de donde crecí, en Togo. Además, nuestro colegio ofrece el PD en dos lenguas: francés e inglés. Por lo tanto, he podido hacer amigos de las dos opciones lingüísticas ofrecidas. Crecer con amigos anglófonos y francófonos me ha hecho comprender la importancia del bilingüismo, razón por la cual decidí que, tras graduarme en el PD en francés, continuaría mis estudios superiores en inglés y en un entorno anglófono (por eso escogí Londres).

Teoría del Conocimiento me permitió desarrollar mi espíritu crítico y, teniendo en cuenta que he crecido en un país en vías de desarrollo, este espíritu crítico, junto con los atributos del perfil de la comunidad de aprendizaje, me permitirán proponer ideas para resolver los principales problemas a los que se enfrentan varios países de mi continente, África.

 

¿Qué es lo que más recuerda de su experiencia con el IB?

Hay varios elementos que han hecho inolvidable mi experiencia en el PD del Bachillerato Internacional. Pero si tengo que elegir, diría que CAS.

Me permitió comprender que debemos encontrar un equilibrio adecuado entre nuestra vida personal y nuestra vida profesional para sentirnos bien, pero que, al mismo tiempo, debemos llevar a cabo acciones que influyan positivamente en nuestra comunidad y entorno. Así, durante mis dos años en el PD, pude aprender muchas cosas nuevas, como tocar el yembé, para luego enseñárselo a tocar a alumnos de primaria (creatividad). También participé en actividades deportivas, como la danza africana o la gimnasia (actividad). Por último, mi elemento favorito de CAS fue, por supuesto, el servicio. Es un aspecto del IB que me ha hecho reflexionar sobre mí misma y mi entorno. He descubierto lo que es la humildad, el amor y la importancia de compartir. Me he dado cuenta, sobre todo al conocer a personas huérfanas y necesitadas, de la suerte que tengo de ser quien soy, de lo que poseo y de las oportunidades que me permiten avanzar. Además, en CAS podíamos realizar nuestros proyectos con amigos de clase, lo que hacía nuestras experiencias más memorables y agradables. Por ejemplo, tuve que ocuparme de huérfanos de 0 a 3 años durante un año con mis amigos. También corrí un maratón a fin de recaudar fondos para ayudar a niños con drepanocitosis y, junto con cinco amigos, recolecté fondos vendiendo comida casera para pagar las cirugías de niños con malformaciones (en asociación con La chaîne de l’espoir). CAS permite considerar el aspecto humano más allá de las clases y la teoría, lo cual es difícil de encontrar en otros programas educativos.