Jeanette Chan, Melbourne (Australia)

Jeanette Chan se graduó del Programa del Diploma (PD) en el Presbyterian Ladies’ College, en Melbourne (Australia), en 2016 y actualmente cursa el tercer año de una licenciatura en Comercio en la Universidad de Melbourne. Es presidenta para el año 2019 de la Iniciativa para el Microfinanciamiento de Melbourne, la primera y más grande organización estudiantil de este tipo en Australia. Este club de estudiantes, adscrito a la facultad de Negocios y Economía de la Universidad de Melbourne, provee asesoría gratuita a organizaciones de microfinanciamiento de bajos recursos, tanto locales como de otros países. Al mismo tiempo, crea consciencia acerca de las diferentes trayectorias laborales que los alumnos pueden seguir para tener un efecto positivo en sus vidas personales y profesionales.

Jeanette Chan

¿Por qué eligió el Programa del Diploma del IB?

Mis razones quizá sean muy distintas de las de los demás. Lo escogí por su reputación de ser un programa exigente y porque me permitía estudiar más asignaturas con un nivel de dificultad más alto. Me gusta mucho imponerme desafíos porque, además de ser divertido, me hace una persona más resiliente. Yo no pensaba irme a estudiar al extranjero, a diferencia de muchos de mis compañeros que lo escogieron porque goza de reconocimiento internacional.

¿Qué aspectos del Programa del Diploma tuvieron mayor influencia en usted?

Una de las razones por las que admiro tanto el PD es el valor que da a CAS (Creatividad, Actividad y Servicio), y la importancia que atribuye a hacer el bien y generar cambios positivos en la comunidad. Esta idea siempre me ha motivado y el PD tiene el poder de influenciar a todos los alumnos del IB para generar esos cambios. Disfruté siendo un miembro efectivo de mi comunidad escolar y me gustaba tener una buena razón que justificara mi participación, a veces excesiva, en actividades extracurriculares, tanto dentro como fuera del colegio.

"Lo más bello del Programa del Diploma es que permite crear lazos con los demás graduados a partir de una experiencia compartida y esos lazos se extienden más allá del colegio".

Como me gustó tanto mi experiencia con el IB, voy a darles otra razón. Me encantó el sentido de comunidad que me dio. Nuestro grupo de alumnos del IB era relativamente pequeño (poco más de 50) en comparación con los cerca de 150 alumnos del Certificado de educación de Victoria (VCE, por sus siglas en inglés). Lo más bello del Programa del Diploma es que permite crear lazos con los demás graduados a partir de una experiencia compartida y esos lazos se extienden más allá del colegio. En la universidad, he conocido a otros graduados del IB del otro lado del mundo con quienes he establecido vínculos inmediatos y he podido reírme bastante de nuestras experiencias, en especial del desafío de redactar el ensayo de Teoría del Conocimiento.

¿Qué consejo daría a los alumnos actuales del IB que empezarán sus estudios superiores el próximo año?

Mi único consejo es que sigan lo que les dicta el corazón y no el orden establecido. He aprendido que es fácil reducir su propio campo de acción y limitarse a unos cuantos roles, en especial en comunidades universitarias tan fuertes como la de la Universidad de Melbourne. En mi caso, todo el mundo sabe que las trayectorias profesionales más obvias son la contabilidad, la banca de inversión, el marketing y cosas por el estilo. Si es eso lo que uno busca, pues muy bien. Pero a mí, el encontrar una comunidad de individuos con perspectivas afines, que quieren generar cambios positivos con sus carreras, me ha ayudado a descubrir las muchas rutas profesionales que llevan a ese fin y conocer a las personas que pueden guiarme en mi propia trayectoria.