Apiorkor Seyiram Ashong-Abbey, Accra (Ghana)

Apiorkor Seyiram Ashong-Abbey completó el Programa del Diploma en el Tema International School de Ghana. Tras haber realizado estudios superiores en el Lafayette College en Estados Unidos, Apiorkor regresó a su país para estudiar en la Universidad de Ghana. Trabaja como comunicadora social, además de ser una aclamada poetisa, artista y activista en su tiempo libre. Es autora de The Matriarch's Verse, un libro de poemas con el que busca celebrar, desafiar y resaltar lo que significa ser ghanesa en el siglo XXI desde su perspectiva como niña de tercera cultura.

¿Cuál fue su motivación inicial para cursar el Programa del Diploma (PD) del IB?

Estudié en un colegio que ofrecía el IGCSE de Cambridge y el PD por lo que era lógico para mí desde el principio cursar el programa.

En aquel entonces, se hablaba mucho de lo avanzado que era, de lo intenso y riguroso que podía llegar a ser, y de cómo podía transformar la vida de los alumnos. Se decía que quienes tenían un diploma del IB estaban preparados para aprender durante toda la vida y ser verdaderos ciudadanos globales.

A los 17 años, me emocionaba la educación y la adquisición de conocimientos, así que la idea de matricularme en el PD me llenaba de alegría por todo lo que podría aportarme. Sin embargo, a pesar de mi entusiasmo, no entendía completamente lo que el programa del IB podía hacer por mi futuro.

Al final, el PD me dio mucho más que la posibilidad de convalidar créditos para los estudios superiores. Desde las asignaturas de Teoría del Conocimiento (TdC) y Creatividad, Actividad y Servicio (CAS) hasta la estructura misma del PD, mis estudios del IB me permitieron desarrollar las habilidades para pensar de forma crítica, analizar situaciones, no guiarme por las apariencias, tener una mentalidad indagadora, y estar sintonizada con mi sociedad y mi entorno. Aprendí a ser consciente de la cultura y del efecto que esta tiene en la mentalidad de una sociedad, así como a recordar siempre que soy una persona privilegiada y tengo la responsabilidad de contribuir a mi comunidad y ayudar a mejorarla. Esas píldoras de sabiduría me dieron la humildad para aprender de todo y de todos, en cualquier situación en la que me encontrara, incluso después de haber recibido el diploma del IB.

¿Quién fue su mayor fuente de inspiración como alumna del IB?

Sin querer faltarle al respeto a ninguno de mis profesores ni negarles el crédito que se merecen, tendría que decir que el profesor Isaac Darko fue quien más me inspiró. Era mi profesor de Inglés A (Nivel Superior).

Yo era una alumna integral, con muchos intereses y talentos distintos, así que a menudo era difícil para la gente (incluso para mí) imaginar en qué me convertiría en el futuro o cuál debía ser mi trayectoria. Sin embargo, el profesor Darko podía leerme y analizarme tan fácilmente como lo haría con un texto de Inglés A. Mucho antes de que él fuera mi profesor, tuve excelentes resultados en Lengua y Literatura, pero fue él quien descubrió mi talento excepcional para deconstruir prácticamente cualquier texto. Era muy entusiasta en clase y resultaba imposible no dejarse cautivar por su inteligencia. Yo quería manejar la lengua inglesa tan bien como él. Quería hacerlo en sintonía con mis emociones, de modo que pudiera sentir empatía hacia las personas y los personajes de ficción. Quería poder escribir un poema de altísima calidad técnica en máximo diez minutos. Quería emplear lo aprendido a través de la literatura en todos los aspectos de mi vida y en mi aprendizaje, y fue el profesor Darko quien me inspiró a querer hacer todo eso y a lograrlo más adelante.

Él se convirtió en un amigo y un hermano mayor. A los dos nos encantaba la música y amábamos a Dios, así que, junto con otros alumnos, empezamos un grupo de góspel cristiano en el colegio, que todavía tiene mucho éxito. ¿Cómo no recordar con aprecio a un hombre así?

¿Cómo ha llegado hasta donde está hoy?

Después del IB, pasé por el Lafayette College, en Estados Unidos, y luego estudié en la Universidad de Ghana. Mi diploma del IB me permitió cursar asignaturas del segundo y tercer año gracias a los créditos que pude convalidar. Por lo tanto, pude explorar distintas áreas del conocimiento a un paso mucho más rápido que el de mis compañeros. También me permitió descubrir pronto lo que me apasionaba, lo cual me ayudó a desarrollarme y aprender sobre mí misma.

Actualmente, soy comunicadora social en Ghana. Trabajo para una de las principales empresas de medios del país como productora ejecutiva, presentadora y administradora de eventos. También soy una poetisa galardonada y una creadora versátil, escritora, editora, redactora, docente, asesora, mentora de jóvenes, y activista en temas de cultura y género. Además, soy esposa, madre, soñadora y viajera. Ocupar tantas funciones es difícil, por supuesto, pero lo logro gracias a que el PD, con toda su intensidad y rigor, me ha preparado para hacerlo. Todas estas identidades que he acumulado me han dado la sabiduría que he incorporado en mi primer libro de poesía, The Matriarch's Verse.

¿Qué consejo daría a los alumnos que están cursando actualmente programas del IB?

El PD me enseñó que nadie tiene el monopolio del conocimiento, por tanto me conviene tener una mentalidad abierta. Aprendo de un recién nacido como de una anciana en su lecho de muerte, de un multi millonario como de un vendedor ambulante de mi ciudad, Accra. También me di cuenta de que me haría un enorme perjuicio al no hacer lo posible por empoderar a los menos afortunados que yo para que puedan compartir sus conocimientos. Estoy convencida de que estas lecciones han forjado mi trayectoria educativa, permitiéndome adoptar una actitud de aprendizaje durante toda la vida y convertirme en una verdadera ciudadana global por mis propios medios.

Quisiera animar a los alumnos actuales del PD a que aprecien la oportunidad que tienen de formar parte de este programa. Es difícil ver qué puede influir en nuestro futuro de forma positiva si no se tiene idea de cómo será ese futuro ni de lo que nos espera después. No obstante, confíen en el proceso, confíen en sus profesores y asuman la responsabilidad de su propio aprendizaje. Aprovechen la oportunidad de aprender todo lo que puedan. Lean mucho. Hagan preguntas. Cuestionen las respuestas y las teorías. Hagan buenos amigos. Aprendan de ellos. Asistan a clases en las que no estén matriculados y aprendan algo nuevo. Bailen. Canten. Actúen. Toquen un instrumento. Luchen por el bien. Sean líderes en sus colegios. Háganse amigos de los guardias de seguridad, del personal de limpieza y de cocina, y de los conductores. Conversen con el director y con el equipo directivo. Viajen. Prueben comidas diferentes. Encarnen lo que representa el diploma del IB. 

En resumen, vivan y aprendan en profundidad, y asegúrense de crecer para aprender durante toda la vida y convertirse en verdaderos ciudadanos globales.