Amy Hernández Turcios, California (Estados Unidos)

Amy Hernández Turcios se graduó tras completar el Programa del Diploma (PD) del IB en el Highland High School de California (Estados Unidos). Continuó sus estudios de grado en la Wharton School de la Universidad de Pensilvania y comenzó su carrera laboral como analista de banca de inversión. En la actualidad, está realizando un máster en administración y dirección de empresas en la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard.

Amy Hernandez Turcios

¿Cómo ha llegado hasta donde se encuentra actualmente?

Cuando pienso de dónde vengo, dónde estuve y adónde quiero ir, las ideas que vienen a mi mente son pasión, decisión y valor. Pasión por concretar lo que te hace sentir pleno y feliz. Decisión para superar los obstáculos que te alejan de tus sueños. Valor para decir “yo puedo” cuando las circunstancias hacen que sea difícil obtener buenos resultados. Estos principios me han permitido superar las expectativas y llegar a ser una líder latina educada y dotada de poder que siente pasión por ayudar a su comunidad.

¿Cuál fue su motivación inicial para cursar el Programa del Diploma del IB?

En mi infancia, viví en una comunidad de inmigrantes con bajos ingresos y la escuela secundaria de mi distrito carecía de recursos fundamentales. Busqué otras escuelas secundarias de la ciudad y descubrí una en la que se imparte un Programa del Diploma del IB. Investigué en qué consistía y qué ofrecía y, a raíz de estas averiguaciones, supe que este programa con rigor académico era exactamente lo que necesitaba para sentir que se me planteaba un desafío. Logré que me aceptaran en el PD y hoy estoy enormemente agradecida por haber tenido esa oportunidad.

“La educación que recibí en el IB transformó mi vida porque llegué a ser la primera persona de mi familia que estudió en la universidad”.

Pude graduarme con las mejores calificaciones y mi sólido desempeño en la escuela secundaria me permitió ganar una beca completa para estudiar en la Wharton School de la Universidad de Pensilvania, una de las más selectivas y prestigiosas del país. La educación que recibí en el IB transformó mi vida porque llegué a ser la primera persona de mi familia que estudió en la universidad. Años más tarde, también llegaría a ser la primera persona de mi familia que cursó estudios de posgrado.

¿Cuál de sus profesores del IB fue el más inspirador?

La primera asignatura electiva que cursé en el IB fue Economía, y yo no sabía nada sobre este tema. Aunque comencé sin saber absolutamente nada, pronto se transformó en mi asignatura favorita. La profesora Alves hacía que el material fuera sumamente pertinente e interesante. Tomaba los conceptos y nos mostraba cómo podían aplicarse en el mundo real. Siempre me habían interesado los negocios en general, pero aprender sobre negocios a través de la lente de la Economía estimuló mi interés y me motivó a postularme para ingresar a una escuela que ofrecía un grado en negocios (Wharton). Pude aprovechar muchos de los conceptos fundamentales que había aprendido en mi clase de Economía del IB en la universidad.

¿Qué consejo daría a los alumnos actuales?

Les dejo tres consejos que tuvieron una importancia fundamental en mi recorrido: 1) la educación es todo, 2) todo es posible y hay virtud en la lucha por lograrlo y 3) “Haz ruido donde vayas”: esta es una frase que mi padre me repetía cuando era pequeña.