Luis Sfeir-Younis

Luis Sfeir-Younis cursó el Programa del Diploma (PD) en la Escuela Campo Alegre de Venezuela. Posteriormente se graduó en la Universidad Americana de Washington D. C. (Estados Unidos) y obtuvo un máster en el London School of Economics (Reino Unido).

Luis Sfeir-Younis

¿Cuál fue su motivación inicial para cursar el PD?

Decidí cursar el PD porque me interesaba enfrentarme a retos intelectuales y explorar determinadas asignaturas, como Teoría del Conocimiento (TdC). También me incentivó el hecho de que ahorraría tiempo y dinero en la universidad gracias a los créditos académicos que me reconocerían por asignaturas del PD. En cuanto comencé mis estudios universitarios me di cuenta de lo útil que había sido mi experiencia en el IB, pues me ayudó a desarrollar el pensamiento crítico, las habilidades analíticas y los conocimientos específicos necesarios para tener buenos resultados en la vida universitaria y profesional. 

¿Cuál de sus profesores del IB fue el más inspirador?

Tengo buenos recuerdos de todos los profesores del IB, pero el que más me inspiró fue mi profesor de Historia, Martin Walsh. Es un educador afable, divertido y muy comprometido. Recuerdo bien su pasión por las cuestiones sociales. Su enfoque me ayudó a ver el aspecto práctico de la asignatura, y a comprender más fácilmente las conexiones entre el pasado y su legado en el mundo actual. Esto me llevó finalmente a realizar estudios sobre asuntos internacionales y desarrollo internacional, así como a ejercer una carrera centrada en abordar algunos de los problemas sociales, políticos y humanitarios más importantes de nuestro tiempo.

“Valoren las cosas pequeñas y a los que les rodean, ya que cualquiera con quien se crucen puede enseñarles algo”.

¿Cómo ha llegado hasta donde se encuentra actualmente?

Con trabajo duro, perseverancia y un poco de suerte, pero sobre todo gracias a la ayuda de otros: mi familia, mis amigos, mis colegas, mis profesores y mis mentores. A veces, la vida te lleva por otros derroteros, pero siempre he intentado volver a un camino donde pudiera contribuir en misiones más altruistas, en servicio de otros y del mundo que me rodea.

¿Qué consejo daría a los alumnos actuales?

Me han servido muchos de los consejos que me han dado, pero no tengo ninguna fórmula mágica. Lo único que les puedo decir es que sean coherentes con sus valores y que encuentren su pasión. Es importante ser humilde, estar abierto a nuevas ideas y experiencias, y no tener miedo de cometer errores. Valoren las cosas pequeñas y a los que les rodean, ya que cualquiera con quien se crucen puede enseñarles algo. Y por último, no hay que olvidar disfrutar y divertirse.